Los Heroés Anónimos

Autor: José Manuel Guzmán Godos
567 consultas

En estos escritos nos hemos referido a personajes notables que han trascendido, que han beneficiado a la humanidad con sus descubrimientos, inventos, estrategias y metodologías de las cuales, tal vez, hemos aplicado y nos han hecho progresar o salir de alguna situación engorrosa. Los hemos tomado de modelos y a veces de forma inconsciente, hemos seguido sus pasos o hemos tratado de imitarlos. Todo eso está muy bien, al final de cuentas, es la dinámica de aprendizaje de nuestras vidas y la misión de quienes desarrollaron esas metodologías y mejoras para que los que vivimos después de ellos las podamos usar para bienvivir y que ellos cumpliesen con su misión en la vida.

Pero, ¿Qué hay de la gente común? ¿Aquel ciudadano común que es parte de nuestra vivencia diaria, sin gran renombre pero muy actual y muy presente? ¿Aquél individuo que es ciudadano de a pie y que lucha día tras día en lo cotidiano y en lo sencillo?

La verdad es que no los tomamos mucho en cuenta. Damos por hecho que están ahí para algo y que lo tienen que hacer y si son simples y/o sencillos mucho peor.

Recuerdo ahora el caos que se presentó en la ciudad de Cuernavaca hace unos años, cuando los encargados del servicio de limpia municipal, se pusieron en huelga y no recogían la basura. Se acumularon en la ciudad toneladas de desperdicios, dando un aspecto visual horrible, emitiendo olores nauseabundos, generando ratas y cualquier tipo de alimañas propias de la basura y siendo focos de infección y un gran peligro para la salud de los habitantes. Todo mundo exigía la presencia de los tan ignorados y a veces despreciados recogedores de basura. HÉROES ANÓNIMOS que son altamente ignorados, hasta que dejan de hacer su rutinario, pero útil trabajo.

El tendero de la esquina que por años ha tenido abierto su establecimiento y algún día ya muy tarde necesitamos algo y está cerrado y/o el tendero no está… nos causa mucha contrariedad y entonces valoramos el que la tienda esté abierta.

Entonces hoy desde este espacio, reconoceremos a los HÉROES ANÓNIMOS que nos apoyan, a veces a cambio de una remuneración o que lo hacen a veces sin pedir nada a cambio… los recordamos, los reconocemos y les agradecemos sus buenos oficios para servir y desatorarnos en las situaciones cotidianas. Les daré unos diez ejemplos y sin duda ustedes en su experiencia, podrán listar más casos y no sólo reconocerlos, sino también, tal vez con algún detalle en especie haciendo notar la utilidad de sus acciones. Así que muchas felicidades a quienes se sientan en tal categoría y a quienes se descubran o los descubran como tales.

  • La persona que nos apoya cuando no tenemos cambio para el transporte y traemos prisa y aún tiene la gentileza de cubrirlo en su totalidad.
  • La persona que nos da una clave sobre un detalle de aplicación en la computadora cuando tenemos que hacer un trabajo urgente y un simple “hazle así” nos desatora.
  • El familiar o amigo que nos hace un préstamo cuando tenemos que completar un pago urgente con límite de tiempo y nos rescata de una situación complicada.
  • El vecino que nos transporta en su auto al hospital en alguna emergencia de salud.
  • El maestro que, yendo más allá de su obligación, decide apoyar mayormente a su discípulo en materiales y tiempo.
  • El amigo o la amiga que te escucha en un problema y te acompaña aunque sean las dos de la madrugada.
  • La persona que, se brinca alguna normatividad irracional, de las que existen tanto, y te facilita algún trámite engorroso.
  • El familiar que te facilita la información precisa para que realices un trámite para el que estás totalmente inexperto.
  • La abuela que a pesar de sus años y su cansancio, cuida a sus nietos para que la madre soltera pueda trabajar sin la preocupación de dónde los dejará.
  • La persona que atiende la copiadora y hace todos los movimientos necesarios para que tus documentos queden tal como debes presentarlos en un trabajo importante.

Hay más HÉROES ANÓNIMOS. Ustedes saben quiénes son. Tal vez quien me lee es uno de ellos.

Si se visualiza como tal, reconózcase, salga y regálese un premio dése un apapacho, y regrese a realizar más mini acciones heróicas.

Saludos Cordiales

Compártelo con tus amigos por

No cuenta con ninguna opinión. Sé el primero en opinar.





Otros artículos

Otros artículos

© Todos los Derechos Reservados - Diseño: ¡Ya lo Encontré! El Directorio de México