El Peor de los Escenarios

Autor: José Manuel Guzmán Godos
89 consultas

Vivimos en un mundo complejo. Y de pronto nos encontramos súbitamente con situaciones desagradables o dolorosas que no esperábamos tales como: una infidelidad, un fracaso académico, una bancarrota, un accidente, la traición de un amigo, la pérdida del empleo, el término del matrimonio, la declaración de una enfermedad grave ya sea personal o de un ser amado, entre otras situaciones que pueden sobrevenir y nos encuentran desprevenidos.

Cuando esto ocurre y nos toma descuidados, sufrimos de más y a veces tardamos mucho tiempo en reponernos y en el peor de los casos terminamos por no reponernos nunca y cargamos pesadas heridas emocionales que minimizan nuestro goce al vivir.

Esto es un indicativo de que por lógica, siempre esperamos que cosas buenas ocurran, pero el mundo no funciona así. Hay muchas sorpresas y no todas agradables. Existen muchas situaciones en las que los asuntos humanos están sujetos a variables en las que no tenemos absolutamente ninguna injerencia o control.

Pongamos por ejemplo la destrucción de las torres gemelas. El impacto fue brutal. Nadie esperaba eso. Obviamente sólo los perpetradores del suceso. Muchos mexicanos perdieron familiares ya que existe una nutrida colonia de poblanos que trabajan en Nueva York. No estábamos listos para el peor de los escenarios.

Una exitosa mujer de negocios, con excelente salario, soltera y en constante adquisición de bienes, de un día para otro colapsó por exceso de estrés. Tuvo que ser hospitalizada y casi muere. Su estado de salud quedó muy delicado. Su convalecencia duró cuatro meses. Perdió su trabajo y mermó su capital acumulado. Su familia resintió el hecho ya que es quien le brinda el soporte emocional, y económico. A tiempo presente, la familia lucha por restablecer su nivel, pero el hecho es que les cimbró toda su estructura. No habían pensado en el peor escenario en sus vidas.

Seguramente tendremos todos nosotros, experiencias amenazantes, aunque sin ser pesimistas, debiésemos hacernos la pregunta ¿QUÉ HARÍA YO SI SE ME PRESENTARA ESTA SITUACIÓN?: BANCARROTA, ENFERMEDAD, ACCIDENTE, INFIDELIDAD, FRACASO ESCOLAR, ENFERMEDAD TERMINAL, DESPIDO LABORAL, DIVORCIO, ETC.

Ahí es donde entran en su más alto nivel las estrategias preventivas. Ahí es en donde se requiere del temple emocional y el entrenamiento espiritual.

Vivirlo mentalmente, verbalizarlo y buscar alternativas ante EL PEOR DE LOS ESCENARIOS, es un ejercicio tal vez no muy grato, pero a la larga, útil para enfrentar con entereza y sabiduría las dificultades de la vida.

Será interesante memorizar y aplicar la máxima citada por el Dr. Pedro Raúl Morales catedrático venezolano quien decía:

“SI PIERDES TU SALUD, HABRÁS PERDIDO ALGO; SI PIERDES TU DINERO, HABRÁS PERDIDO POCO; PERO SI PIERDES LA PAZ DE TU ALMA, LO HABRÁS PERDIDO TODO”

Hablamos con conocimiento de causa… hablamos de personas que quedan muy afectadas por encontrarse de pronto atrapadas en el peor de los escenarios sin prevención alguna. En este contexto, requerimos entrenar la emoción por medio de la razón para pasar por esas aguas turbulentas cuando esa dinámica de la vida nos alcance. No se trata de recrearse en la tragedia, se trata más bien tomar la actitud del buen marinero o piloto que sabe, que habrá tormentas y que deberá estar listo para arrostrarlas.

Y debemos recordar que en el peor de los escenarios siempre hay un rayo de luz utilizando la razón para manejar la emoción.

Compártelo con tus amigos por

No cuenta con ninguna opinión. Sé el primero en opinar.





Otros artículos

Otros artículos

© Todos los Derechos Reservados - Diseño: ¡Ya lo Encontré! El Directorio de México