El Premio Nobel de la Paz

Autor: José Manuel Guzmán Godos
128 consultas

¡Busca la guerra! INSÓLITO, ¿no es cierto? Pues tal es la incongruencia del ser humano… es obvio que no somos criaturas lógicas… ni a nivel común y mucho menos a nivel de la élite poderosa.

El presidente del país más poderoso del mundo se erige como juez y defensor de poblaciones muy ajenas a su entorno y amenaza, bajo cualquier circunstancia, a “corregir” de manera violenta, al gobierno de Siria por utilizar armas químicas en contra de sus ciudadanos.

La intervención y el criterio son absurdos: o sea que matar con balas está bien… pero con armas químicas NO! Matar es matar… como se mate…

El americano vive con miedo, por lo que ha provocado con sus intervenciones bélicas en muchas naciones del mundo: Vietnam, Panamá, Cuba, Irak, Afganistán entre otras.

El punto es que se escoge la guerra en vez del diálogo para “resolver” un conflicto interno que sólo debe interesar a los involucrados.

Se comprobó a nivel mundial que en el año 2001 y después de una exhaustiva revisión, Irak no contaba con un arsenal de armas biológicas… se le acusó de que así era y se le invadió con la destrucción de muchas vidas y acervo cultural de milenios que jamás se recuperarán.

Se pretende hacer lo mismo ahora con Siria. A lo que me quiero referir en específico es a la naturaleza humana que es absurda y ególatra… mientras no sea consciente y humanitaria.

La llegada a la presidencia de un hombre de color representaba una gran esperanza para la humanidad, se favorecerían las clases migratorias… no ha ocurrido. Los marginados tendrían más opciones. Tampoco ocurrió. Se cerraría la cárcel de Guántanamo. Asunto olvidado.

Blanco o negro, azul, amarillo o tricolor, el mandatario en turno ha resultado una gran decepción.

Se desperdician al día alimentos suficientes para dar de comer a todos los habitantes de la tierra dos o tres veces mientras que miles mueren de hambre.

Los gobiernos, como el nuestro, prefieren gastar en un ultramoderno avión presidencial, en vez de invertir en universidades que cubrirían el grave déficit educativo que año con año deja miles de estudiantes fuera de la educación superior.

De lo macro a lo micro, también ocurre al seno de las familias y del entorno individual cuando se prefiere pelear en vez de dialogar o realizar una gran fiesta en vez de cubrir una colegiatura educativa.

Sí… el premio Nobel de la Paz busca guerra. Naturaleza humana de lo absurdo… ¿saldremos algún día como humanidad del mal vicio de pensar una cosa, decir otra y hacer otra totalmente diferente?

Es sólo una reflexión…

Saludos cordiales

Compártelo con tus amigos por

No cuenta con ninguna opinión. Sé el primero en opinar.





Otros artículos

Otros artículos

© Todos los Derechos Reservados - Diseño: ¡Ya lo Encontré! El Directorio de México