El esqueleto en el armario

Autor: José Manuel Guzmán Godos
127 consultas

Existe en todas las familias. Se esconde de la vista y la atención de todos los miembros del clan. Se cubre y se protege su anonimato… pero cada día es más difícil ocultarlo, más embarazoso disimularlo. Causa tensión, nerviosismo, enojo, frustración y molestia, a veces insomnio e irritación, o depresión, dolor o vergüenza… por años… a veces, por generaciones.

¿El esqueleto en el armario? Ah, sí claro, el secreto de familia, o los secretos de familia de los que no se habla nunca. Algunos muy leves, otros muy densos y aún otros, innombrables. ¿Cómo cuáles?:

  • Un miembro de la familia en la cárcel.
  • Un hijo fue adoptado.
  • Una mujer en la familia se prostituye.
  • Un miembro de la familia despojó a alguien más de sus bienes para enriquecerse.
  • En la familia alguien salió del clóset.
  • Alguien de la familia tiene casa chica y otros hijos.
  • Hubo negligencia en atención a un enfermo y eso precipitó su deceso.
  • La lista podría seguir y se volvería más macabra. Etc., Etc., Etc.

La pregunta es: ¿Se deben seguir conservando en secreto o se deben de ventilar?

La respuesta, por salud mental es: Se deben de ventilar… lo antes posible y hablarlo con todos los miembros de la familia, al nivel de cada quién.

Por supuesto habrá dolor y sufrimiento… una sola vez y no permanentemente. Para que no cause más dolor y sufrimiento para los involucrados, a menos que necesiten vivir esa experiencia por más tiempo.

Lo que deben vivir al ventilarlo será también lo que deban vivir, porque fue causado por los participantes, consciente o inconscientemente.

¿Cómo puede sanarse una situación tan delicada como esa?

Hay maneras… científicas y espirituales. Lo importante es querer hacerlo y terminar con el esqueleto en el armario y que no perjudique a las siguientes generaciones de familiares.

Tener el valor de quererlo hacer, porque significa salud mental y el rompimiento de cargas emocionales dañinas a las generaciones, tanto la actual, como las futuras.

Apoyarse en un profesional de la salud que pueda APUNTALAR el embarazoso trance de ventilar las situaciones difíciles que sobrevendrán.

Sostener en mente que se debe trabajar la tolerancia, el perdón, la comprensión hacia las razones por las cuáles se dieron los comportamientos que se van a analizar.

Tener en cuenta también que para abordar dichos temas es necesario no mostrarse BRUTALMENTE SINCEROS a la hora de comentar los asuntos, por lo cual habrá que llevar una amorosa y espiritual actitud para superar la carga emotiva que se desencadenará.

Finalmente observar el TIEMPO (entiéndase el momento exacto y oportuno) en el cuál se llevará a cabo para que todos sepan y estén listos y en contexto.

Sé que no es tarea sencilla por muchos motivos, nos da miedo y vergüenza hablar de esos temas tan escabrosos y espinudos. Aunado a la falta de costumbre de nuestra cultura a resistirnos a atender la Salud mental.

Desde este espacio, si desean contar con apoyo profesional les dejo el dato de un experto en Salud Emocional y es el Dr. En Psicología con maestría en la UNAM Mauricio Sánchez Malagón atiende citas al 044 55 13 89 32 27 y tiene su consultorio en Clínica Crisálida en la Col. Roma.

Saludos Cordiales

Compártelo con tus amigos por

No cuenta con ninguna opinión. Sé el primero en opinar.





Otros artículos

Otros artículos

© Todos los Derechos Reservados - Diseño: ¡Ya lo Encontré! El Directorio de México