Copiar es de Tramposos

Autor: José Manuel Guzmán Godos
8 consultas

Si hablamos de algunas áreas específicas, tales como copiar en los exámenes académicos, plagiar obras literarias patentadas y registradas, fórmulas de inventos, o guiones cinematográficos o coreografías teatrales, entonces, hablamos de individuos tramposos que encuentran fácil tan sólo apropiarse de las obras y los trabajos de los demás.

Por supuesto que ante el quebranto de la Ley, los copiones de dichas obras se convierten en tramposos y deben responder ante las autoridades pertinentes acerca de dicha violación a los derechos ajenos.

Sin embargo, estamos rodeados de copiones y en el transcurso del desarrollo de la vida, copiar se convirtió en la base de todo el aprendizaje acumulado por los hombres y mujeres de todos los tiempos, de todas las razas y todas las culturas.
Pongamos por ejemplo el fuego: ¿Qué habría pasado si el fuego se hubiera quedado solo para uso exclusivo de la persona que lo descubrió? ¿Y qué me dicen de la rueda? Alguien la implementó y todos la copiaron.

Cuando los egipcios descubrieron que sus enemigos los hicsos y los hititas usaban espadas de hierro forjado y que no se quebraban, copiaron el templado del metal y su historia guerrera, no volvió a ser la misma.

Copiar el uso de la seda, las especias y la pólvora, en un tiempo solamente usada por los chinos, le dio a Europa y el mundo, posibilidades más amplias tanto en la estética como en el arte culinario… imagínate comerte un bistec crudo sin sal, o pimienta, o un pozole sin orégano.

Si hablas español, copiaste en primer lugar, a tu madre; si hablas inglés u otro idioma, copiaste a tu profesor y a los millones de anglosajones que hablan este idioma.
Si bailas, copiaste los pasos de alguien que te gustó ver o que de plano te enseñó a seguir sus pasos; si comes con cubiertos se lo copiaste a alguien de tu familia y si caminas erguido, es que le copiaste el modo a otro humano.

Si tocas la guitarra o algún otro instrumento musical, copiaste las notas y las canciones de alguien más.

El progreso mercantil está basado en técnicas y estrategias que usan los expertos y lanzan sus teorías para ser usadas por los demás.

Lo que sabes de computación lo aprendimos y lo copiamos y lo usamos a nuestra manera.

Los sistemas pedagógicos que se usan actualmente se los copiamos a Piaget, Makarenko, Marx, Durkheim, Ken Robinson y otros pedagogos preclaros.
Si tienes una oración favorita se la copiaste a alguien y lo mismo si declamas un poema o cantas una canción… copiar tiene un gran valor para la vida y no hay nada deshonesto en ello salvo lo mencionado en el primer párrafo de este escrito.
Incluso, besar, galantear y hacer el amor al ser amado son conductas copiadas... ¿o no?

Entonces dejemos de satanizar a los que copian y aprovechemos éticamente las grandes posibilidades de aprender de otros para aprovechar las bondades de los cerebros inteligentes.

Saludos Cordiales.

Compártelo con tus amigos por

No cuenta con ninguna opinión. Sé el primero en opinar.





Otros artículos

Otros artículos

© Todos los Derechos Reservados - Diseño: ¡Ya lo Encontré! El Directorio de México