Los Talk Shows

Autor: Psic. Mauricio F. Sánchez Malagón
209 consultas

De un tiempo para acá, los llamados “Talk Shows” han proliferado en los medios televisivos.

Dichos programas básicamente se componen de una conductora que hace las veces de “ángel de la guarda” de las “victimas” sufrientes y se encarga de “hacer justicia” develando los obscuros deseos y conductas de un “victimario” que usualmente es un integrante del género masculino, es decir un “hombre”. También hay un panel en el escenario, que muchas veces son familiares tanto de la “inocente victima” y del “cruel victimario”.

¡Qué decir del panel de expertos! Secuaces del “ángel de la muerte”, “cancerbero de los valores, la familia y de la decencia”. Este grupo recuerda, a los foros de la inquisición en busca de la “quema de brujas”.

Y, nos falta un integrante, ¡el público! Que como romanos en el circo, esperan ansiosos a que los integrantes del espectáculo, entre gritos y euforia, una mórbida euforia (enferma) extienden el brazo con el puño cerrado y el dedo pulgar señalando hacia abajo en señal de “muerte” al culpable, sedientos de venganza. Se conduelen por la “inocente victima” que usualmente es una mujer, o en algunas ocasiones son varías de ellas.

El “victimario” usualmente descubierto, es objeto de insultos e improperios, de juicios de las “almas puras” que jamás han pecado. Ya decía Jesús hace más de dos mil años, “el que esté libre de pecado que tire la primera piedra”, la conductora se le enfrenta en un acto de poder de un poder que las “victimas” no tienen, curiosamente ese acto ratifica la devaluación que tiene la indefensa “victima”. Finalmente, el veredicto ¡CULPABLE! Y viene la ejecución, normalmente llevada a cabo por los expertos en donde figura una abogada.

El Circo Romano a cumplido su cometido, ¡se ha hecho justicia! ¡la sed de venganza ha sido cumplida! O escribo ¿la sed de venganza ha sido cumplida? El público grita enardecido ¿satisfecho?
Dichos programas televisivos, mezcla de la Santa Inquisición y el Circo Romano, solo sirven para dar rienda suelta a lo más enfermo de nuestra humanidad. Sin embargo se han preguntado lo siguiente:

  • Las televisoras generan productos para satisfacer necesidades, a ellas le preocupa a toda costa  incrementar “raiting”, vender, ganar dinero a partir de la venganza, la indignidad y la sed de falsa justicia. ¿No te das cuenta que solo quieren llamar tu atención para obtener ganancias económicas millonarias? Que solo eres un instrumento para llegar a sus fines de lucro. ¿En verdad quieren justicia?
  • Y ¿por qué ver ese tipo de programa en vez de un programa realmente educativo? Me da escalofrío en pensar que nuestra mentalidad está a ese nivel, ya que simplemente las televisoras están satisfaciendo una necesidad. ¿será que estamos urgidos de venganza en vez de una real y verdadera justicia?
  • Siempre se detiene, juzga, sentencia y ejecuta al “cruel victimario”, sin darse cuenta que la figura de la “victima” no es menos sana que la del “victimario”. Existe una frase que dice: “toda victima requiere de un victimario” y esto es cierto: se es víctima de la delincuencia, del mal gobierno, de los zetas. Pero en las relaciones interpersonales víctima y victimario son dos caras de la misma moneda. Y es de esta forma, que cuando la “victima” deja de serlo la más de las veces se torna en “victimario”. ¿no creen que es hora de que los mexicanos y en general la humanidad dejemos de ser víctima como victimarios? Y que ¿hombre y mujer luchemos mano a mano, codo a codo en contra de la violencia?
  • Es importante que dejemos de creer en esas pseudodefensoras de la justicia, que solo les interesa engrosar las carteras de sus jefes.
  • “¡Qué pase el desgraciado!” reza uno de los slogans de uno de estos programas, díganme: ¿este es un lenguaje lleno de respeto y de buenas costumbres? Comparen cualquiera de esas “heroínas, paladines de la justicia” con las verdaderas HEROÍNAS,  pongan en su mente a una de ellas, ¿ya la tienen? Ahora imaginen a la madre Teresa de Calcuta, mujer  integra a todas luces, que trabajo por el bien de la humanidad con Amor, ¿hay comparación entre ambas mujeres? La verdad ninguna, realmente admiremos a la madre Teresa, a lady Diana, Rigoberta Menchú entre otras menos famosas pero igual de comprometidas con la humanidad, ellas son nuestras verdaderas heroínas.

Creo que es hora de que busquemos A VERDADEROS HÉROES Y HEROÍNAS, ES MOMENTO DE CAMBIAR NUESTRO SISTEMA DE CREENCIAS EN RELACIÓN A LAS VICTIMAS, A LOS VICTIMARIOS Y A LA VIOLENCIA. HOMBRE Y MUJER JUNTOS. SERES HUMANOS LUCHANDO POR LOS SERES HUMANOS CORAZÓN A CORAZÓN.

DEJEMOS DE IDOLATRAR A FALSAS HEROÍNAS, A FALSOS HÉROES, COMO LAS CONDUCTORAS DE ESOS PROGRAMAS.

Compártelo con tus amigos por

No cuenta con ninguna opinión. Sé el primero en opinar.





Otros artículos

Otros artículos

© Todos los Derechos Reservados - Diseño: ¡Ya lo Encontré! El Directorio de México