El Bullying ha Rebasado a las Escuelas y al Estado

Autor: José Manuel Guzmán Godos
91 consultas

Lamentablemente estamos presenciando una escalada de violencia que se manifiesta rabiosamente en todos los medios de comunicación y al alcance de las mentes más tiernas.

Sin empacho alguno, la televisión y los periódicos muestran crudamente y de manera explícita, las agresiones que se dan en las escuelas y en las redes sociales, a propósito, se suben videos de alumnos que se golpean o de abusos que sufren los estudiantes.

Las noticias más recientes nos hablan con más frecuencia de jóvenes que abandonan la escuela o que van deprimidos a sus clases por la razón de que son violentados… sin contar con las cada vez más dramáticas noticias de que en las aulas hay alumnos que han resultado muertos o que han quedado inválidos, producto de las palizas que le propinaron sus “buleros” compañeros de clases.

Los alumnos no saben qué hacer, las escuelas no saben qué hacer, los maestros no saben qué hacer y las autoridades, que están tomando cartas en el asunto, tampoco saben qué hacer, porque el asunto es inédito… es un poco la situación como cuando el gobierno decidió combatir el narco poniendo al ejército, en un hecho inédito… después de siete años, sólo se convulsionó la sociedad y en varios estados hay Narcogobierno, lo que nos arroja el razonamiento de que no se ha sabido bien a bien qué hacer en esos casos y que unos veinte años en erradicarse, si se logra, según las autoridades.

Volvemos al error de trabajar en los efectos y no en las causas.

El problema comenzó cuando se eliminó la materia de civismo, cada quien comenzó a hacer lo que le venía en gana, después, se puso de moda trabajar los valores, pocos resultados, sin la participación del civismo, es como construir una casa desde el techo, las madres se fueron a trabajar y a los hijos los criaron los abuelos cansados, las señoras del servicio sin pedagogía, la televisión y la calle… ahí está el resultado.

La violencia está alrededor de todos ahora, le hemos permitido entrar a nuestras vidas y ya no sabemos cómo lidiar con ella.

Si nos vamos a tardar veinte años en medio controlar las expresiones de violencia como la vivimos ahora, bien haríamos en comenzar ¡ya! En entrenarnos y acompañar a los hijos en su formación y manejo de la violencia.

Por ahora, sugeriré 10 puntos clave para comenzar a formar buenos hábitos de convivencia en nuestros hijos y que sean ciudadanos respetuosos, comenzando con esta frase que nos deja la cultura china:

“Si hay luz en el alma, habrá belleza en la persona;

Si hay belleza en la persona, habrá armonía en la casa;

Si hay armonía en la casa, habrá orden en la nación;

Si hay orden en la nación, habrá PAZ en el mundo”

El buen ciudadano con valores se forma en casa, con el aprendizaje y vivencia desde la infancia, y los transmisores de los valores por excelencia, SON LOS PADRES, si ellos por descuido o por cualquiera otra circunstancia no asumen esa responsabilidad, sus hijos sufrirán las consecuencias.

  • Los chicos necesitan ser escuchados principalmente por sus padres. Los padres necesitan ganarse la confianza de los hijos y en vez de regañarlos todo el tiempo o decirles a cada paso que deben de hacer, precisan estimularlos para que les tengan confianza. La dinámica de las pláticas en casa, son muy escuetas Los padres preguntan… ¿cómo te fue hoy en la escuela? El alumno contesta: “Bien” eso es todo… ya no hay un seguimiento. El primer grave problema de los que reciben Bullying es que les pegan y no dicen nada. Les recomendamos leer nuestro artículo “TÚ NUNCA ME ESCUCHAS”
  • Hay que hacer simulacros y prácticas para enseñar a los chicos a comentar todo lo que les pase, bueno o malo, para que, si se hace necesario, el padre sepa en qué situación está su hij@ y sepa qué hacer si percibe que está siendo agredido. El primer problema para que esto avance es que los chicos agredidos no saben hacer valer sus derechos, y también piensan que denunciar es ser “chivatones” lo cual les hace sentir que no pertenecen al grupo al que asisten. Recuerden que “las palabras CURAN y que el silencio MATA”
  • Enseñen a sus hijos a caminar erguidos, con la espalda recta y la mirada directa a los ojos de los demás. Enséñenles a hablar con la voz firme y alta. ( No estoy diciendo que los enseñen a gritar)
  • No permitan que sus hijos se pasen jugando videojuegos violentos… los deshumaniza los desensibiliza, se les hace muy normal ver muertos virtuales, después se les hace igual de fácil ver muertos reales.
  • Lea con sus hijos cuentos de valores… las historias y los cuentos con moraleja son excelentes para interiorizar los valores.
  • Comparta con sus hijos juegos de mesa, o juegos al aire libre… los juegos son una parte vital de la formación ética humana. Ahí se aprenden destrezas, se convive, se aprenden estrategias, se aprende a ganar y a perder, a formar estrategias para ganar, a sobresalir en alguna actividad, lo cual favorece el desarrollo de la autoestima, tanto los que bulean, como los que son buleados tienen una autoestima muy baja.
  • Hay que enseñar a los hijos a desarrollar habilidades sociales para que tengan muchos amigos y no se sientan o estén solos y que los demás no abusen de ellos.
  • Hay que enseñar a los hijos a desarrollar habilidades personales más allá del manejo de los videojuegos, para que amplíen sus posibilidades de convivencia, sin que esta tenga que ser necesariamente violenta.
  • Haga que su hijo participe en algún deporte y no descarte que sea un arte marcial para que si es necesario, aprenda a defenderse.
  • De manera sorpresiva, asista algún día a la escuela para que vea con quien se junta su hijo, a que juega, controle su incursión en internet… muchos chicos que bulean, tienen acceso a los sitios más perversos en las redes y de ahí toman ejemplo.
  • Sobre todo en su casa, no protagonice escenas violentas, ni verbales ni físicas, si usted es de los que arregla sus diferencias a gritos y golpes y lo hace delante de sus hijos, sea hombre o mujer, al tiempo verá que está creando delincuentes en potencia.
  • Aunque le cueste trabajo, sea amoroso con sus hijos, abrácelos mucho, use palabras firmes para reprender y educar. Tal vez sea difícil atender estas cuestiones, pero será más difícil atender si su hij@ sufre daño físico o psicológico si no se toman cartas en el asunto para prevenir situaciones como esta que sin duda han rebasado a la escuela, al Estado y será fatal que rebase a la familia, porque entonces ya no habrá remedio y tendremos que resignarnos todos a volver a la ley del Oeste… todos con pistola y un duelo en cada esquina.

Saludos Cordiales.

Compártelo con tus amigos por

No cuenta con ninguna opinión. Sé el primero en opinar.





Otros artículos

Otros artículos

© Todos los Derechos Reservados - Diseño: ¡Ya lo Encontré! El Directorio de México