Sucedió Durante el Porfiriato

Autor: José Manuel Guzmán Godos
255 consultas

Año 1901, Noviembre 17, en la calle de la Paz No. 4 Col. Tabacalera, México, D.F. Una pomposa fiesta con 42 participantes, todos varones, de alta alcurnia, de familias pudientes enclavados en la empresa, la política, Todos vestidos de mujer y en comprometedores arrumacos, libando y ofreciéndose exquisitas viandas preparadas para la ocasión.

Uno de los participantes, hacendado, aristócrata, político y yerno, ni más ni menos que del mismísimo presidente Porfirio Díaz.

Cuando llegó la policía, todos corrieron tratando de esconderse pero fueron hallados y llevados a las autoridades.

Al ver el tipo de personajes que llegaron y la forma en que venían vestidos, supieron que el escándalo sería mayúsculo… no había manera de ocultarlo y tuvieron que comunicarlo directamente al Presidente, El General Porfirio Díaz.

Su estupor y disgusto fueron del tamaño del acontecimiento: ¡su yerno! ¡El esposo de su hija favorita en situación tan comprometida!

El presidente comisionó a Manuel Romero Rubio, parte de su personal, para tratar el asunto con la mayor discreción: El servidor público explicó: “son cuarenta y dos detenidos” “cuarenta y uno” dijo el presidente… de acuerdo Sr. Presidente, son 41.

Había que proteger al yerno del presidente del escándalo. El nombre y la circunstancia, sin embargo, no pasó desapercibida por la prensa de la época y se divulgó. Por diplomacia era un secreto a voces que el yerno del presidente “era” el 41 o el yerno del suegro.

Los otros participantes de tan singular reunión fueron llevados a la cárcel por conducta inmoral y fueron confinados a la crujía “J” , por lo cual fueron conocidos como “Jotos”.

Finalmente, los protagonistas fueron llevados a Yucatán para realizar trabajos forzados.

Anécdota histórica ésta, que nos revela vivencias insospechadas y sorprendentes aún para sus protagonistas y testigos de ese tiempo.

También nos revela que las vivencias quedan impregnadas en las palabras y éstas vuelan y pasan de generación en generación aunque no siempre con la comprensión del hecho, hasta que, como en esta ocasión, se vuelven a detallar y se conocen los pormenores. Así que mucho ojo y fíjense bien cómo se visten y a las fiestas que van.

Saludos Cordiales.

Compártelo con tus amigos por

No cuenta con ninguna opinión. Sé el primero en opinar.





Otros artículos

Otros artículos

© Todos los Derechos Reservados - Diseño: ¡Ya lo Encontré! El Directorio de México