Inspiración para Logros Financieros

Autor: José Manuel Guzmán Godos
126 consultas

Una gran preocupación de todo ser vivo y pensante es lograr equilibrio económico, tener cubiertas sus deudas, poder comprarse lo que guste y aún tener lo suficiente para compartir con quien ama y apoyar a familiares y amigos. Estos sueños son alcanzados sólo por algunas personas, por otras parcialmente y por la mayoría son sueños prohibidos que nunca se hacen realidad.

Lograr abundancia económica es una labor muy difícil a menos que exista, en primer término, el deseo ardiente, las competencias adecuadas y la disciplina y actitud correctas.

Qué más quisiéramos haber nacido en cuna de plata o heredar una fortuna o tener un sueldazo que nos permitiera enriquecer rápidamente… todo eso compete a los sueños guajiros de los mexicanos.

Para mantener el objetivo en mente y los ánimos por las nubes, nos conectaremos ahora de personas de diferentes nacionalidades, de diferentes edades y profesiones distintas que llegaron a ser económicamente poderosos… su abundancia comenzó en su mente y se mantuvo en disciplina de ejecución y buenos hábitos financieros, hasta que vieron sus sueños cumplidos… esos pensamientos serán ahora de su conocimiento y están accesibles para usarse desde este mismo instante para la mejor manifestación de la abundancia financiera.

Cuanto más utilices palabras con vibraciones tónicas como, extraordinario, fabuloso, grandioso, genial, ideal, súper, maravilloso, más posibilidades tendrás que tu vida tome la dirección que le estás ordenando, simplemente por el vocabulario elegido. Todo es una cuestión de VIBRACIÓN.

"Yo hago negocios por amor al arte. Los negocios yo los entiendo como un arte. Que otros pinten magnificas telas o escriban poesías maravillosas. A mí me gusta hacer negocios, preferiblemente grandes negocios. Esa es mi vocación"

DECRETA: “Estoy preparado para administrar mi fortuna. El dinero viene a mí de forma sencilla y divertida. Soy abundante en todos los sentidos”.

Porque en el mundo encontrarás que el éxito
comienza con la voluntad del hombre,
todo está en el estado mental.
Porque muchas carreras se han perdido
antes de haberse corrido;
y muchos cobardes han fracasado
antes de haber empezado.
Christian Barnard

Hay dinero para todos aquellos que creen que lo merecen. Hay dinero para todos aquellos que ven riqueza justo ahí donde otros ven pobreza. Hay dinero para todos aquellos que están dispuestos a ganarlo.

Donald Trump confesó que al menos ha tenido diez grandes tropiezos financieros. De todos ellos, uno pudo ser determinante: lo perdió todo. Y no perdió unos cuantos miles de dólares, sino miles de millones. ¿Cómo hizo para recuperar todo lo perdido? ¿Por qué se recuperó tan rápido? Según ha confesado en una de sus publicaciones, más allá del deseo de triunfar y la perseverancia, en materia financiera importa mucho el termostato del que usted está hecho. Y eso no es más que el nivel de riqueza mental para el que usted se ha programado. Trump es enfático en señalar que su termostato apunta a miles de millones: según ha dicho, él se ha programado para ganar en grande, de modo que no acepta cifras pequeñas. Usted ¿para cuánto se ha programado ganar? ¿Su subconsciente acepta cifras de cuantos ceros?

Si usted dice que es pobre, usted es pobre. El cerebro no sabe de bromas: toda declaración es una sentencia. Aun cuando se encuentre en una complicada situación financiera, aun cuando haya deudas y carencias, nunca se sienta pobre. La pobreza no produce, más bien le consume. El asunto es sencillo: Usted no obtendrá millones sintiendo escasez. Si ahora mismo usted atraviesa un mal momento, recuerde lo que dice Robert Kiyosaki: “Una cosa es estar quebrado, y otra cosa es ser pobre. Estar quebrado es algo temporal, la pobreza es eterna”. El bolsillo es sólo un reflejo de lo que hay en su mente: Mentalidad de pobreza, bolsillos de pobreza. Mentalidad de riqueza, bolsillos de riqueza. Usted elige.

Una cosa es trabajar con el esfuerzo físico, y otra cosa es trabajar con la fuerza de las ideas. No se trata de sudar, se trata de pensar. No importa su rubro, su negocio… una cosa es cumplir horarios, y otra cosa es cumplir con resultados. En el mundo paga más el trabajo de la inteligencia. Valen más las ideas, que la fuerza bruta. Desarrolle y aplique estrategias. Trabaje con apalancamiento. Recuerde: si el negocio requiere todo el tiempo de su presencia para funcionar, ese no es un negocio, ese es un empleo. Atrévase a crecer. Que este sea uno de sus lemas: "organizar para no agonizar. Educarse para no quedarse".

“Si usted espera que el gobierno solucione su vida, pierde su tiempo.

Acéptelo: El gobierno hace mucho simplemente con no estorbarle. Su progreso no depende de ningún político, depende única y exclusivamente de usted. Lo que pasa con sus bolsillos no es culpa de las autoridades, es su responsabilidad. Un viejo profesor dice: “El gobierno ve lo macro, usted ve lo micro”. Así que deje de jugar a la víctima y asuma un compromiso con usted mismo: no espere nada de nadie. Se triunfa con esfuerzo propio, no con ayudas estatales”.

“Los errores son parte de tu crecimiento; el que no se equivoca es porque no hace nada”.

EL DINERO ES IMPORTANTE: No compra el hogar, pero si puede comprar una buena casa. No compra el sueño, pero si la cama. No compra la sabiduría, pero si el libro. No compra la amistad, pero puede ayudar a tener importantes aliados. El dinero no compra la felicidad, pero cómo ayuda… No compra la seguridad, pero ayuda en la protección y el resguardo. No compra la salud, pero sirve para adquirir los medicamentos. No compra la vida, pero si los alimentos.

La persona endeudada, aquel que vive con apuros financieros, no duerme tranquilo. El dinero, señores, no será determinante, pero es importante. No es de extrañar que aquel que diga que el dinero no importa, no lo tenga y con frecuencia ande por ahí prestándolo. Si la felicidad no depende del dinero, vale decir, si de todos modos vas a ser feliz o infeliz, que prefieres… ¿ser feliz con dinero o feliz y pobre? ¿Ser infeliz con dinero o infeliz y pobre? Hace poco en un auditorio lleno de jovencitos ávidos de aprendizaje un millonario preguntó: “Si de todos modos vas a llorar y a reír… ¿prefieres hacerlo en una bicicleta o en un Ferrari? La vida es cuestión de elección, y yo en lo personal he optado por lo segundo. Me siento mucho más cómodo”.
“Señores, las cosas como son: el amor mueve al mundo, pero no paga las cuentas. El dinero es importante”.

Esperamos que estas frases sean inspiradoras para abundantes logros financieros.

Saludos cordiales

Compártelo con tus amigos por

No cuenta con ninguna opinión. Sé el primero en opinar.





Otros artículos

Otros artículos

© Todos los Derechos Reservados - Diseño: ¡Ya lo Encontré! El Directorio de México