Carta Abierta a Santa Claus

Autor: José Manuel Guzmán Godos
93 consultas

Hoy quiero sentirme niño y recordar aquellos años en que éramos crédulos en un ser inventado que llegó del Polo Norte con sus renos y que traía juguetes a los niños, claro, Santa Claus a los niños ricos y los Reyes Magos a los niños pobres.

Normalmente, pedimos juguetes cuando somos niños, porque nuestra experiencia, expectativa y costumbre social, nos dice que así debe ser.

Decía Albert Einstein que la lógica nos puede llevar del punto “A” al punto “B” y que la imaginación nos puede llevar a cualquier parte. Basados en esa aseveración y pensando que Santa puede conceder lo que se le pide, haré hoy una petición en cinco puntos que espero llegue a las consciencia de las inteligencias supremas que conceden los deseos. Mi petición no me favorecerá sólo a mí, sino a todos los que puedan llegar a leer esta carta. No pediré juguetes sino actitudes; no pediré por mí sino para todos:

  • Que los mexicanos lean más y se emborrachen menos; que usen toda la creatividad que traen como raza para que los diálogos de café no sean de desesperanza, de frustración y de carencia por falta de oportunidades.

  • Que encuentren las palabras precisas para no estar entrampados en diálogos de rencor y descalificación con actitudes de "yo no voy a esa reunión navideña, porque no aguanto a xxxxx".

  • Que todos como sociedad nos dediquemos a trabajar y a producir y ahorrar e invertir y que lo hagamos con gusto… no sé, Santa, si te canse ver tantas caras largas y tristes por una economía tan raquítica, regálanos tu magia, hasta donde entiendo, trabajas para la Coca Cola y debes tener un sueldazo, ya que mantienes a los renos que han de tragar mucho y a los enanos que parece que solo se esmeran en estas fechas; danos las claves de tu abundancia y generosidad para tener el secreto de trabajar sólo una temporada y regalar tantas cosas a tanta gente en todo el mundo y no tener que gastar en combustible para tu transporte… desde tan lejos que vienes y no tienes que llenar el tanque, ya ves, tan cara que está la magna.

  • Permítenos dejar de ser tan crédulos. 2015 es de muchas elecciones. Ya quítanos lo ingenuos de creer en los políticos, ya ves, tal vez estés enterado que Cocoa Calderón competirá para gobernadora de Michoacán. ¿Te imaginas? Las mismas familias políticas… qué podremos esperar de la hermana de un presidente que llenó de sangre México y qué pasará por la mente de quien de su voto por este personaje tan poco viable para enderezar y hacer prosperar un estado tan bello, pero tan golpeado por la delincuencia? Perdón Santa, tu vienes a dejar regalos… pero ¡oye! No nos des PAN con lo mismo!

  • Por último, danos el regalo de la espiritualidad y que supla esa necedad nefasta que tenemos de pensar que “tanto tienes, tanto vales” y que esta Navidad, apreciemos la compañía de los seres amados y no quien nos dio el regalo más caro, apreciar la salud y la consciencia, el agradecimiento por la vida y que si te emulamos (no de mula, sino del verbo cópiar), podremos justificar tu existencia y pasemos a ser, como tú, de personajes ficticios a personajes reales del “aquí y ahora” para ser personas más plenas y felices y contagiar a quienes nos rodean.
Sé que tú lo dices y que casi nadie te lo dice: Santa… ¡Felíz Navidad! je je je!

Saludos cordiales

Compártelo con tus amigos por

No cuenta con ninguna opinión. Sé el primero en opinar.





Otros artículos

Otros artículos

© Todos los Derechos Reservados - Diseño: ¡Ya lo Encontré! El Directorio de México