Una Historia sobre los Celos

Autor: José Manuel Guzmán Godos
725 consultas

Había una vez un hombre joven que estaba muy celoso de su tierna novia la cual era un tanto voluble.

Un día le dijo: “Tus ojos ven a todo el mundo” Entonces, le arrancó los ojos.

Después, le dijo: “Con tus manos puedes hacer gestos de invitación.” Y le cortó las manos.

“Todavía puedes hablar con los otros”, pensó. Y le extirpó la lengua.

Luego, para impedirle sonreír a los eventuales admiradores, le arrancó todos los dientes.

Por último, le cortó las piernas. “De ese modo, se dijo, estaré más tranquilo”

Solamente entonces pudo dejar sin vigilancia a la muchacha que amaba.

“Ella es fea - pensaba -, pero al menos, será mía hasta la muerte”.

Un día volvió a la casa y no encontró a la joven muchacha: ella había desaparecido, raptada por un exhibidor de fenómenos.

De esta historia pueden desprenderse varias reflexiones:

Los celos enloquecen a las personas y las hacen cometer actos horribles.

La mejor manera de amar a alguien es concediéndole la misma libertad que se desea para sí mismo.

No importa que tan maltrecha esté una persona, siempre habrá quien le conceda el valor que el celoso no le concede.

Por supuesto esta es una historia ficticia, salida de la literatura Inglesa, pero no deja de reflejar la naturaleza enferma, y los extremos que se pueden alcanzar ante una situación de celotipia no resuelta. Si no causa ningún pensamiento profundo, o reflexión, entonces considérese como una historia más que han leído sus ojos.

Saludos cordiales.

17/Septiembre/2015

Compártelo con tus amigos por

No cuenta con ninguna opinión. Sé el primero en opinar.





Otros artículos

Otros artículos

© Todos los Derechos Reservados - Diseño: ¡Ya lo Encontré! El Directorio de México